Suscribete a mi web

Suscribete a mi web por email:

Delivered by FeedBurner

Translate

31 de octubre de 2015

La hija de la luna que habita en mi

Una hija de la luna habita en la danza de mi cuerpo

...desde que en aquel año 1991 fuese glorioso para mi y digno para ser recordado el resto de mi vida...
Era el frio invierno allá por Noviembre de ese año, cuando fui invitada a actuar con mi primer show, que había creado en un principio yo sola, pero mi deseo de bailar un pass a deux se cumpliria en Enero junto a Maria José una persona muy especial para mi. (Creo que ella nunca se vió en una igual creo yo)

"Hijo de la luna" fue nuestra primera coreografía que interpretábamos. Bailábamos y yo escuchaba gritos 
¡Ay noooo, algo va mal! (pensaba yo mientras seguíamos con el baile) iba acabando la canción y el "hijo de la luna" era coreado por el público. Yo seguía con mis intervenciones cantando y bailando; el público estaba frio porque hacia una temperatura que congelaba la sangre pero yo incendiaba el público con mis salidas entre el público y otras desde el escenario saltando desde el escenario al público. 
El espectáculo acabó y di paso a la Orquesta que era el plato fuerte pues nosotros eramos los teloneros. 
Estábamos en el improvisado camerino que muy gentilmente nos crearon para aquella ocasión la comisión de festejos de Canillas de Albaida, (Málaga) 

Mientras nos desvestíamos escuchábamos gritos y la orquesta sonando. Al pronto pegaron a la puerta muy alarmados: ¡¡¡Por favor tenéis que volver a salir que quieren que actuéis!!!
¿como? 
Abrí la puerta y escuchamos al público gritando: Hijo de la luna, hijo de la luna... porque esperaban que saliéramos a actuar de nuevo y es que no querían a la orquesta. Por cierto que la orquesta era muy muy buena. 
Salimos al escenario y nos gritaban igual que  yo cuando iba a ver a Mecano y Miguel Bosé pero en esta ocasión me gritaban a mi. 
Y así fue como volvimos a repeterir nuestra coreografía de "Hijo de la luna" y mi canción yo sola. Gritaban y gritaban coreando las canciones y bailando con nosotros. 
Tuve casi que convencer a los acalorados "fans" de que tenían que bailar con la orquesta porque nos ibamos a casa.
Aquella noche entendí que mi profesión era esa y que ese día fue el comienzo de una trayectoria artística profesional... 
Dos años después me pararon por la calle porque me reconocieron de aquel maravilloso dia. 
Un día que jamas podré olvidar..

Publicar un comentario