Suscribete a mi web

Suscribete a mi web por email:

Delivered by FeedBurner

Translate

17 de enero de 2016

Terroríficamente Paula

Momentos terroríficamente divertidos, 

se fueron sucediendo en aquellos años 90, en los que la vida iba deparándome sorpresa tras sorpresa. 

Acababa mi primer curso de teatro y mi profesor Angel Baena me ofreció la fantástica oportunidad de trabajar en un espectáculo insólito, llamado el "Pasaje del Terror" en el famoso parque de atracciones Tivoli World de Benalmádena en la Costa del Sol malagueña. 
Era el verano de 1.991 cuando entré a formar parte de un espectáculo, en el estreno de un espectáculo de terror no apto para cardíacos.

Era la novedad que daba cientos de noticias en prensa radio y tv y mis compañeros actores y yo formabamos parte de una aventura muy loca que iba haciéndonos conocidos a una velocidad de vértigo. 

Era mi primera experiencia teatral y yo estaba tan ilusionada, como cagada de miedo ¿porque?  Pues la verdad es que saber que en el recorrido de la atracción había decorado real de segunda mano en la parte del cementerio, te ponía los pelos de punta y además me daban miedo los actores del cementerio, que llevaban máscaras y ellos que se dieron cuenta, cuando pasaba por ahí ellos aprovechaban la ocasión para reírse un rato a mi costa. Pasé miedo pero me reí mucho (por dentro) con las reacciones de pánico al ver el público mis personajes que iba interpretando. 

Además de estar la primera hora dentro del Pasaje, junto a Nacho y Roger (mis compis) íbamos además por toda la costa malagueña promocionando disfrazados de monjes satánicos con rituales "maléficos", en los que finalmente regalábamos invitaciones para asistir a la terrorífica atracción. 
Ibamos a Pubs, Discotecas y Terrazas al aire libre, aterrorizando y haciendo reir a los viandantes. 
En Marbella, la Relaciones Públicas que nos acompañaba a todos los pueblos nos tuvo que pedir un permiso especial para poder caminar por las calles con semejantes pintas terroríficas. Se daba la circunstancia de que Jesús Gil (R.I.P) acababa de llegar a la alcaldía de Marbella. Aún me resuenan sus tremendas palabras nada mas llegar "En Marbella no quiero putas ni maricones" su famosa y primera frase lapidaria. Su radicalismo de extrema derecha, olvidó añadir a los ladrones que tenía en su equipo de gobierno actualmente imputado y/o encarcelado por el caso Malaya

Era el mes de agosto del año 91, cuando bajo las sotanas de monjes ibamos sin ropa y el tejido grueso nos hacía sudar y la sangre seca artificial mezclada con el sudor caía por nuestras frentes, lo que nos daba una imagen tan terrorífica como "real". Un grupito de jovenes pasaban por nuestro lado y Roger y yo nos acercamos a una chica a darle la invitación, pero la chica huyó despavorida y gritando por las calles así que continuamos con nuestra promoción. Media hora despues, dos coches de policía nacional nos paraba y nos pedía la documentación. 

Las túnicas no llevaban bolsillo y nuestra RRPP quedó atrás charlando con un famoso cantante. Ella tenía nuestros DNI, mientras los agentes de la ley nos iban a detener porque al parecer el padre de la chica nos denunció. El miedo a que fuésemos una posible secta satánica que pudiese secuestrar personas estaba en el aire, pues no se conocía aún la terrorifica atracción de actores. Justo y cuando ya nos iban a detener en el último minuto, apareció nuestra Relaciones Públicas con nuestra documentación y el permiso especial del Ayuntamiento. 


Todo se solucionó y no fuimos al cuartel de la policía pero el miedo en esa ocasión lo pasamos nosotros. 
Tras la experiencia en el Pasaje del Terror me influyó mucho ponerlo en el Curriculum Vitae pues solo me preguntaban en la entrevista sobre esto y no por mi experiencia de bailarina etc... 
Ya nunca más mi trayectoria artística iba a ser tomada en broma en mi Curriculum.




Terrorificamente Paula cobos
Paula Cobos en "Los Martinez" bar flamenco de Triana
Publicar un comentario