Autor: Ryan McGuire

Gestionar tus emociones te permitirá tener mayor control sobre los aspectos de tu vida.

Nunca olvides que las personas no son solo pensamiento: también está el lado emocional. Las emociones te acompañan en tu día a día, al igual que tus ideas. Es importante reconocer y aceptar tus emociones, ya que son una parte fundamental de tu experiencia humana.

Aprender a manejar tus emociones te ayuda a tomar decisiones más conscientes y a relacionarte de manera más saludable con los demás. No temas sentir tus emociones, pues son una expresión auténtica de quién eres.

Recuerda que puedes aprender a regular y canalizar tus emociones de manera constructiva, para así lograr un mayor equilibrio y bienestar en tu vida.

¡No subestimes el poder y la importancia de tus emociones!

Muchas veces, se usa el término inteligencia emocional para referirse a la gestión emocional. ¿En qué consiste esta inteligencia? Pues, se le considera como la capacidad de usar o manejar las emociones. Por ejemplo, saber cómo actuar cuando se padece ira o tristeza.

La inteligencia emocional implica mucho más que eso. No se trata solo de controlar las emociones negativas, sino también de entenderlas y utilizarlas de manera positiva en nuestras vidas.

Además es la habilidad de reconocer nuestras propias emociones y las emociones de los demás, y utilizar esa información para tomar decisiones informadas y resolver problemas.

La inteligencia emocional nos permite establecer relaciones más fuertes y significativas, comunicarnos de manera efectiva y enfrentar los desafíos de la vida con resiliencia y optimismo.

Además, la inteligencia emocional nos ayuda a desarrollar empatía y comprensión hacia los demás. Nos permite ser conscientes de las emociones de los demás y responder de una manera mas adecuada y empática.

A través de la inteligencia emocional, podemos cultivar una mayor empatía, compasión y tolerancia, lo que nos ayuda a construir conexiones más profundas y significativas con los demás.

En resumen, la inteligencia emocional es una habilidad crucial en nuestra vida diaria. Nos ayuda a navegar las complejidades de nuestras emociones y relaciones, y nos permite crecer y prosperar tanto a nivel personal como profesional.

Hay que tener en cuenta que la inteligencia emocional tiene otro sesgo: saber reconocer los sentimientos propios y ajenos. Es una manera de lograr empatía, así como de saber la reacción ante nuestros actos ante las demás personas.

Estas emociones básicas son inevitables: aparecen en el desarrollo de las personas. ¡Todos las experimentamos! La misión de estas emociones es simple: ayudarnos a sobrevivir. La idea es dirigir nuestra conducta de manera adecuada ante ciertas circunstancias.

Estas emociones sirven para defendernos o distanciarnos de estímulos nocivos. También, para aproximarnos a estímulos placenteros. Su función es lograr la supervivencia.

¿Cuáles son las emociones básicas? Hay cierto consenso en mencionar las siguientes bajo esta categoría:

Así como segregamos adrenalina para defendernos, sucede que emanamos miedo o ira para lo mismo.

¡Así funcionan las emociones! Así que hay que saber distinguirlas, ya que forman parte de nuestra vida diaria.

Significado de las emociones

Entendiendo el significado de las mismas, puedes gestionar tus emociones de mejor manera. Es una manera de entenderlas y, por ende, pasarlas un poco al plano racional. Hay que considerar que lo racional permite hacer un contrapeso a lo emocional.

Sentir miedo es un impulso a cuidarnos.

La alegría permite identificar algo que nos resulta positivo.

La ira es una reacción defensiva, misma que debemos manejar de manera correcta.

La clave es que las emociones nos indican algo: debemos actuar, tomar decisiones. Lo malo es que no sabemos hacerlo. Dejamos que la emoción explote, pero no la canalizamos. No obstante, las emociones nos advierten que debemos proceder ante las circunstancias.

Sentir rabia implica inconformidad, lo cual quiere decir que debemos cambiar las cosas o alejarnos de algo que no nos da alegría. Esta manera de entender las emociones es esencial: solo de esa manera se gestiona lo emocional de manera correcta.

Hay que tener en cuenta esta inteligencia emocional tiene otro sesgo: saber reconocer los sentimientos propios y ajenos. Es una manera de lograr empatía, así como de saber la reacción ante nuestros actos ante las demás personas.
Autor: Ryan McGuire

Lo cierto es que es muy importante gestionar tus emociones, ya que se pueden salir de control. Por ejemplo, si te hundes en una depresión, quiere decir que no controlas la tristeza.

Algunos consejos para que puedas hacer gestión de tus emociones son las siguientes:

No hay emociones buenas o malas, el asunto es cómo reacciones ante lo emocional. Comprende que las emociones son una parte fundamental de nuestra experiencia humana. Ellas nos permiten conectarnos con nuestro entorno y entender cómo nos sentimos en relación con las experiencias que vivimos día a día.

No hay una emoción correcta o incorrecta, todas son válidas y nos sirven como guía para entender nuestras necesidades y deseos. Por lo tanto, es importante reconocer y aceptar nuestras emociones sin juicio. Aprender a manejar nuestras reacciones emocionales de manera saludable nos permite crecer y desarrollarnos como individuos.

Las emociones son transitorias:

Tarde o temprano las emociones se esfuman.  Puedes estar muy iracundo, pero en algún momento se calman. Puedes carcajear de alegría, pero no es para siempre.

No intentar prolongar las emociones. Dejar fluir la tristeza para que se vaya. Permitir que el ciclo de alegría termine, si intentas prolongarlo, puedes caer en una frustración.

Es importante entender que las emociones son parte de nuestra experiencia humana y que cada una tiene su propio ciclo natural. La tristeza se va con el tiempo, al permitirnos sentirla y dejarla fluir. Del mismo modo, la alegría también tiene su momento y luego se desvanece. Intentar prolongar artificialmente estas emociones puede llevarnos a una frustración innecesaria.

Por lo tanto, es recomendable aceptar el flujo natural de nuestras emociones y permitir que sigan su curso, confiando en que habrá nuevas experiencias y emociones en el futuro

Debes expresarlas y dejarlas fluir:

De lo contrario se quedan atrapadas en tu interior y te causarán daños. Las emociones son para ser expresadas y sentidas. Jamás cometas el error de reprimirlas.

Liberar la tensión es fundamental para mantener un equilibrio emocional saludable.

En este sentido, es importante buscar otras actividades que nos permitan drenar las emociones que nos hacen daño. Ya sea practicando ejercicio físico, dedicándonos a un pasatiempo que nos apasione o simplemente tomando un tiempo para relajarnos, todas estas acciones contribuyen positivamente a liberar la tensión acumulada.

Su misión es hacernos conscientes de las situaciones incómodas y desagradables, para que podamos enfrentarlas y dejarlas atrás. Al reconocer estas emociones, nos brindamos la oportunidad de procesarlas de manera adecuada y encontrar una salida saludable.

Ignorar o reprimir estas emociones solo intensifica la tensión interior y puede tener consecuencias negativas para nuestra salud mental. Por lo tanto, es importante prestar atención a nuestras emociones y aprender a gestionarlas de manera efectiva.

Al dedicar tiempo a actividades que nos ayuden a liberar la tensión, estamos tomando el control de nuestra propia salud emocional y promoviendo nuestro bienestar general.

No subestimes el poder de liberar las emociones, te sorprenderá el alivio y la sensación de ligereza que experimentarás al hacerlo.¡ No esperes más y comienza a liberar esa tensión ahora mismo!

Respirar profundamente y reflexionar. Esto permite que el cuerpo se relaje y active tu parte racional, la cual te ayuda a liberarte de las ataduras emocionales.

Tomarse unos momentos para inspirar profundamente y meditar es una práctica efectiva para encontrar paz interior y claridad mental.

Al respirar profundamente, se logra una conexión más profunda con uno mismo y se abre la puerta a la tranquilidad.

Al mismo tiempo, al meditar, se fomenta la atención plena y se calma la mente, permitiendo que la parte racional tome el control sobre las emociones.

Esta combinación de respiración consciente y meditación puede ser beneficiosa para equilibrar el estado de ánimo, aliviar el estrés y promover la toma de decisiones más claras y objetivas. Incorporar estos hábitos en tu rutina diaria puede llevar a una vida más equilibrada y saludable.

Deja de ver las cosas desde un ángulo que te causa ira o tristeza. Recuerda que las cosas dependen de cómo las entendemos o asumimos.

En lugar de focalizarte solo en lo negativo, trata de encontrar el lado positivo de las situaciones. Cambia tu perspectiva y busca el aprendizaje o la oportunidad que puedan ofrecerte.

No te limites a lo negativo. Enfócate en la búsqueda de soluciones y en aprovechar las circunstancias a tu favor. Mantén una mentalidad abierta y optimista, y verás cómo tu vida se llena de nuevas posibilidades. ¡No te resignes a la negatividad, busca siempre la parte positiva de todo!

Un gran error es cuando desviamos nuestra atención y no nos damos cuenta de aquello que nos golpea emocionalmente. En consecuencia, tendemos a dirigir nuestras acciones hacia personas equivocadas, lo cual es perjudicial.

Es fundamental ser consciente de las razones que provocan nuestras emociones para tener una mejor comprensión de nosotros mismos y evitar errores innecesarios.

Las emociones, mal gestionadas, son dañinas.

Incluso la felicidad, ya que tiene un detalle: la alegría hace que nos quedemos estancados en algo que nos agrada. Como no hay inconformidad, nos quedamos sin avanzar o evolucionar.

Por ejemplo, a las personas muy contentas con su niñez les cuesta madurar. En cambio, un niño de padres divorciados busca ser adulto más rápidamente.

¡Por eso hay que saber gestionarlas!


Descubre más desde Reinventarte para Ser

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Por Paula Cobos

Me llamo Paula Cobos. Soy actriz, coach personal y formadora. Mi gran pasión es la radio y la televisión. Realizo programas de radio y Podcast. No te pierdas mi último programa de entrevistas "El Efecto Mariposa".

Déjame un comentario